¿Sabías que en Argentina hubo una gran inmigración alemana? Así surgieron distintas comunidades, como Villa General Belgrano, una población bávara en el centro del país. En el departamento de Calamuchita, provincia de Córdoba, Argentina, encontramos la localidad de Villa General Belgrano, a 80 km al sur de la capital provincial, rodeada de sierras.

Los primeros pobladores de esta pequeña ciudad llegaron a fines de 1920: fueron inmigrantes alemanes (127 familias, que convirtieron a Villa General Belgrano en la mayor colonia alemana en toda Argentina), suizos (34 familias), italianos (25 familias) y austríacos (19 familias). Sus pobladores hicieron del lugar una referencia arquitectónica y turística de tradición alemana en la Argentina, con una arquitectura típicamente bávara, que consiste en construcciones estructuradas con piezas de maderas mediante ensambles y techos a dos aguas. Su entorno es serrano rodeado de bosques con abundantes arroyos.

Reseña histórica y su importancia en la región serrana

“El Sauce” fue la primera denominación que recibió lo que hoy conocemos como Villa General Belgrano. A fines de la década del 20 la zona era habitada por un puñado de familias criollas dedicadas a tareas agrícolas y la cría de animales. En el año 1929, Paul Friedrich Heïntze, inmigrante de origen alemán, llega a esas tierras y decide recorrer el país en busca de un territorio que sirvió de asentamiento para sus compatriotas, con la idea de formar cooperativas agrícolas y forestar al modelo alemán, bajo condiciones como las conocidas en su patria. Heïntze y Jorge Kappuhn adquieren en sociedad las primeras hectáreas en 1930, siguen luego comprando tierras y en sucesivas operaciones llegan a totalizar cerca de 2000 hectáreas. Comienzan a difundir entre sus compatriotas las posibilidades que le atribuyen al territorio comprado.

En el año 1931 llegan a “El Sauce” las primeras familias alemanas para radicar, trabajar la tierra, forestar y hacer de este lugar algo parecido a la tierra en que nacieron. El clima de las sierras cordobesas no trató bien a los campesinos alemanes; las heladas y las sequías fueron minando ilusiones y debilitando la economía. Obligados a usar el ingenio para sobrevivir, los pobladores recurrieron a parientes y amistades en Buenos Aires, y fue así que recibieron a un grupo estudiantil dispuesto a pasar sus vacaciones en “El Sauce”. La experiencia fue positiva para todos y así se fue divulgando. El clima, la excelente gastronomía, y la hospitalidad se hicieron prontamente conocidos y así comenzaron a venir familias de nacionalidades centroeuropeas. Ese fue el punto de partida para el progreso y crecimiento turístico del poblado.

Fiestas típicas

La Villa es declarada municipio en 1953 y, en octubre de 1957, se realiza una gran fiesta con motivo del asfaltado de la calle principal. Esta celebración es el origen de la Fiesta de la Cerveza, declarada de interés provincial y denominada “Fiesta Nacional de la Cerveza”. La “Oktoberfest” argentina es la más importante después de las que se celebran en Alemania: cada año atrae más de 150.000 visitantes a la localidad. A este festejo, el más conocido del pueblo, se le suman otros como la Fiesta de la Masa Vienesa, la Fiesta del Chocolate Alpino, la Feria Navideña y el Carnaval Tirolés. Actualmente, la población de Villa General Belgrano es heterogénea y conforma un núcleo armonioso y hospitalario, que ofrece al turista un buen nivel de infraestructura, equipamiento y servicios.

La capacidad para emprender, el esfuerzo mancomunado y la naturaleza alegre para reunirse, recordar la tierra natal y conservar las tradiciones, se mantienen y fomentan día tras día.

GLOSARIO
Criollas: Personas nacidas en países hispanoamericanos.
Forestar: Poblar un terreno con plantas.
Minando: Debilitando, consumiendo.
Ingenio: Genio, inteligencia, talento.
Divulgando: Publicando, dando a conocer.
Empuje: Brío, arranque, resolución para emprender un proyecto.

 

Comments are closed.