Gordon Matta-Clark fue artista muy especial y relevante para la historia del arte. En un post anterior hemos conocido la vida de su padre, el pintor chileno Roberto Matta y ahora tendremos la oportunidad de conocer un poco sobre el artista  que dejó una original aportacion para la historia del arte, a pesar de morir a la temprana edad de 35 años, a causa de un cáncer de pánceras.

Gordon nació en Nueva York en 1943, su padre se separó  de  su madre, la pintora estadounidense Anne Clark en 1948 y desde entonces sus estudios y el desarrollo de su carrera sucedieron entre Europa, Chile y los Estados Unidos.

Gordon estudió arquitectura en la Universidad de Ithaca en Estados Unidos y literatura en La Sorbona. A pesar de que formalmente nunca ejerció su profesión como arquitecto, el grupo Anarquitectura le ofreció la posibilidad de sublimar sus intereses plásticos y poéticos. Su interés por trabajar con edificios desde un enfoque plástico, lo llevó a hacer obras de arte muy singulares.

El grupo Anarquitectura se fundó en Nueva York en los años 70, a este pertenecían los artistas Laurie Anderson, Tina Girouard, Carol Goodden, Suzanne Harris, Jene Highstein, Bernard Kirschenbaun, Richard Landry y Richard Nonas. Considerado artista contemporáneo o artista conceptual, Gordon Matta-Clark hizo junto con este grupo una serie de obras que consistían en hacer cortes en edificios.

¿Pero qué era la Anarquitectura?

La Anarquitectura  (anarquía + arquitectura) consistía en un nuevo modo de aproximarse a los lugares, tomando edificios abandonados para realizar las obras, pero también seleccionando lugares que eran considerados por los artistas como una simple interrupción en los movimientos cotidianos, por ejemplo “el lugar donde decides detenerte a amarrar las cuerdas de tus zapatos”. Todos estos edificios y espacios eran usados como la materia prima de las obras que hacían, y por lo tanto las obras daban como resultado  espacios (abandonados e inutilizables ) modificados en su funcionalidad y convertidos en obras de arte antes de su destrucción.

Cortar una casa por la mitad, hacer perforaciones profundas, segmentar y seleccionar partes de edificios para luego hacer fotografías, videos o trasladar fragmentos de estos a exposiciones, en eso consistía. Estas acciones las realizaba seleccionando las partes que eran interesantes desde el punto de vista plástico, poético y fotográfico. Es por eso que por medio de sus obras podemos sentir que vemos arte y arquitectura al mismo tiempo.

En cuanto a la vida personal de Gordon, él tenía un hermano gemelo quien también se dedicaba al arte, John Sebastian, de cariño Gordon le llamaba Batan.

Su padre y él aparentemente tuvieron una complicada relación. En una ocasión cuando Gordon trató de reunirse con él en Chile porque estaba realizando obras en el Museo de Bellas Artes para el gobierno de Salvador Allende, Gordon no pudo encontrarse con su padre porque él ya se había ido, al no encontrarlo entró al baño del museo y decidió realizar una obra de arte muy personal, perforó una de las paredes del baño del museo y por medio de la colocación de algunos espejos, condujo la luz del exterior a uno de los inodoros. Una vandálica pero interesante obra de arte, al fin y al cabo “anarquitectónica”.

 

 

 

Comments are closed.